Historia de la autocaravana (8)

1928, un híbrido entre caravana y autocaravana de lujo

En 1928, Glenn Curtis, fundador de la empresa fabricante de aviones Curtiss, creó este Aerocar terrestre para un financiero de Nueva York, llamado Hugh McDonald, para utilizarlo como transporte diario desde Long Island a Wall Street. Este ejemplar se inmortalizó con la denominación ‘Tootsie Toys “- una Tootsie Blue Streak, vehículo fantástico para muchos niños de los EE.UU. en la década de1930.

Fue montada con materiales que se utilizaban para la construcción de aeronaves, con una cobertura de metal ligero y tubo reforzado con cables de alambre. Debido a este diseño, el remolque no tenía chasis como los vehículos comunes. Las ruedas del remolque se colocaron en la parte trasera extrema y el frente o proa, curvado en forma de V, tenía un enganche que descansaba sobre la cubierta trasera del coupé o roadster con una amortiguación neumática. La fuerza motriz estaba basada en un motor de 4022cc, 8 cilindros y el desarrollo de 90 CV, dando al coche una velocidad máxima en solitario de 85 kilómetros por hora.

El vehículo se puede clasificar como un diseño intermedio entre la “caravana remolque” y  la “autocaravana”.

Contaba con cuatro camas, un escritorio y sillas de mimbre, una cocina, agua corriente, cuarto para los criados, varios baños, una claraboya de vidrio y la cabina de conducción. El “puente” de la parte delantera de la caravana que comunicaba con la cabina – que, por cierto, empleaba un neumático para actuar como un amortiguador – fue equipado como si fuera una cabina de vuelo de una aeronave. Llevaba brújula, altímetro, velocímetro, barómetro y focos giratorios.
Autocaravana07

Este remolque fue construido en Michigan por la Compañía Aerocar de Detroit. Posteriormente se fabricaron y se comercializaron en varios lugares de los EE.UU. en instalaciones promocionadas por la misma Corporación Aerocar. Los remolques estaban cubiertos en el exterior con una tela metálica que se estiraba y se pegaba fuertemente sobre paneles de aglomerado templado. Todos los remolques Aerocar Curtiss fueron hechos de acuerdo con la petición de los solicitantes y según los requisitos específicos del cliente. A finales de la década de los1930 un modelo de autocaravana como éste podía costar alrededor de $ 5,000.00.

Un ejemplar de estas características  se puede contemplar en el museo Nacional del motor holandés Het Nacional Automobiel Museo, Steurweg, 8, Raamsdonksveer.

Autor entrada: Juan Múgica Flores